Vientos algo más favorables para la banca europea

Vientos algo más favorables para la banca europea

2017-09-27 / BCE,valoración de activos,inverseguros sv,dunas capital

Sin duda una de las principales tablas de salvación para el sistema financiero europeo ha sido el BCE, especialmente durante de la crisis. No solamente planteó las condiciones para que los bancos se pudiesen financiar de manera ilimitada y a unos tipos de interés sumamente bajos, incluso pudiendo llegar a ser negativos, sino que también incidió de manera favorable en la valoración de sus activos en cartera con la puesta en funcionamiento de su QE. Sin embargo, no todas las variantes de la estrategia del BCE han tenido el mismo impacto positivo, ya que la política de tipos en negativo ha planteado un contexto de curvas tan bajas, que ha reducido notablemente su margen de intermediación y, por lo tanto, el negocio tradicional de las entidades. Además, este gran inconveniente no se ha dejado sentir única y exclusivamente en el sector bancario, sino que también ha sido extensible a otro tipo de empresas, como las aseguradoras por ejemplo. 

Todo parece indicar que este escenario puede empezar a revertirse a partir del año que viene. Y es que el BCE está cada vez más próximo a reducir parte de los estímulos monetarios que ha aplicado, lo que debería traducirse en un escenario de curvas algo menos dañino para estas industrias, tanto en niveles como en pendientes. Así, se espera que se empiece a reducir el volumen de compra de activos a partir de enero y, posteriormente, deberíamos empezar a ver una cierta normalización de los tipos, haciendo que el de depósito abandone el terreno negativo y, posteriormente, emprender un ciclo muy calmado de subidas.

En última instancia todo desemboca en una leve mejora de las perspectivas de evolución del margen de intermediación de los bancos y, por lo tanto, la vuelta a unas condiciones algo más “normales”. Además, muy probablemente esto irá acompañado del mantenimiento de unas condiciones de financiación todavía muy atractivas y un contexto macro que, sin ser especialmente positivo en términos agregados, sí puede apoyar esa dinámica favorable antes señalada. 

En realidad este cambio de percepción ya se deja ver en los mercados, donde los principales representantes del sector bancario del IBEX 35 contabilizan subidas importantes en el año. Lógicamente, como todo en la vida, la generalización supone incurrir en un riesgo y eso es especialmente cierto en el caso de los mercados financieros. De tal manera que sigue siendo muy relevante estudiar cada caso con detenimiento, para no encontrarte con sorpresas desagradables. El ejemplo más claro lo tenemos con el Banco Popular, donde los factores propios de la entidad pudieron mucho más que una dinámica sectorial positiva. Este consejo sería especialmente relevante cuando estamos hablando de bancos de pequeño tamaño, que aún están inmersos en el saneamiento de su balance.

Borja Gómez
Director de Análisis de Inverseguros S.V. Dunas Capital