Inversión Inmobiliaria indirecta. Buena para el seguro.

Inversión Inmobiliaria indirecta. Buena para el seguro.

2017-10-24 / inversión inmobiliaria,sector inmobiliario,inmoseguros,dunas capital

Los directores de inversión de grandes corporaciones tienen la responsabilidad de invertir muchos millones de euros por unidad de tiempo, de forma rentable y sin poner en riesgo la recuperación del Capital.

En momentos de excesos de liquidez y de tipos de interés especialmente bajos, el desafío se complica especialmente y la actividad inversora se ve presionada hacia territorios algo incómodos. Se hace necesario salir a explorar. Además de la búsqueda de rentabilidades más altas, la presión del tiempo fuerza a buscar facilidad en el proceso de inversión, eficiencia de costes, transparencia y criterios de riesgo tan claros y medibles como sea posible.

Hoy, que el escenario económico empuja a los inversores más allá de la Renta Fija, poco a poco, la mirada se ha ido ampliando y, entre otras opciones, se ha fijado en la inversión inmobiliaria.

Tiene todo el sentido. Los inmuebles, activos reales con claro valor de uso, pueden ser fuentes de rentas razonablemente predecibles y estables. Todo el mundo tiene una relación cotidiana como propietario o usuario con viviendas, oficinas, hoteles, hospitales o fábricas. Y las compañías de seguros, grandes inversores institucionales a largo plazo, además, tienen amplia tradición como propietarias de inmuebles, buscando  rentabilidad, y una imagen de solidez económica y financiera.

Pero hay inconvenientes. Con el endurecimiento de la competencia, se hace necesario moverse rápidamente. El inmobiliario, como cualquier mercado, tiene sus especialidades y sus claves. Y es cierto que la operativa de la inversión, gestión y desinversión inmobiliaria es mucho más compleja que en las inversiones financieras en cuanto a la mayoría de las operaciones de negocio.

El acceso a las oportunidades, su análisis, la formalización, la puesta en rentabilidad, exigen mucha energía, tiempo y conocimiento especializado de los operadores del mercado.

Acometer la inversión inmobiliaria a través de vehículos gestionados por gestores, profesionales y competitivos es sin duda una buena opción para contrarrestar los inconvenientes operativos de la inversión en inmuebles. Sea participando en vehículos con otros inversores, o invirtiendo a través de separate accounts, en vehículos listados o no, se puede trasladar la carga operativa a terceros especializados a cambio de unos honorarios competitivos y predecibles.

Obviamente, las organizaciones con vocación de inversión inmobiliaria y suficiente volumen pueden optar por la inversión directa, pero la diversificación geográfica y funcional y la atención dedicada que exige el mantenimiento rentable de estas inversiones, son argumentos que apoyan las vías indirectas de inversión. Así, en la práctica, los inversores muy grandes y los muy pequeños encuentran ventajoso confiar en gestores profesionales invirtiendo de forma indirecta. Ello explica los volúmenes que alcanzan los patrimonios gestionados por REITs, SOCIMIS y vehículos similares.

En realidad, estas instituciones son estructuras que transforman el universo de la inversión inmobiliaria, dotándola de los mecanismos operativos sencillos de los productos financieros.

Rafael Blanco
Director General Área Inmobiliaria de Inmoseguros – Dunas Capital