¿Es la deuda pública española un activo interesante?

¿Es la deuda pública española un activo interesante?

2018-10-16 / inverseguros sv,deuda púplica española,dunas capital

Sin duda, uno de los principales puntos de incertidumbre que existen actualmente en el mercado de deuda pública es la crisis presupuestaria en Italia, con el gobierno del país fijando unos objetivos de déficit claramente por encima de las directrices que marca la UE. Ello ha supuesto una muy fuerte penalización de su curva soberana, con el spread a 10 años frente a Alemania llegando a superar los 300 puntos básicos. Sin embargo, a diferencia de otras ocasiones, este comportamiento no se ha extendido al resto de referencias periféricas, siendo destacable la estabilidad mostrada por España. Y es que la correlación histórica entre los BTP’s y los SPGB’s siempre ha sido bastante elevada. 

Existen varios motivos que explican esta divergencia. Uno de ellos es la mayor capacidad de crecimiento y menor endeudamiento público que ha demostrado nuestra economía. Pero, probablemente, el más importante esté relacionado con su rating (A- vs BBB-). Y es que la elevada nota de España permite la entrada de fuertes flujos del denominado “real money” que traslada una demanda de bonos cuasi estructural y que juega un papel determinante a la hora de contener el impacto negativo de los procesos de aversión al riesgo. 

Esta resistencia podría ofrecer una idea un tanto equivocada respecto al grado de seguridad que supone la deuda pública española. Y es que en Inverseguros Dunas Capital pensamos que la valoración del binomio rentabilidad/riesgo que ofrece la misma es poco interesante. En primer lugar, porque no vemos que vaya a haber una mejora sustancial de la calificación crediticia de España en los próximos meses. Es más, desde nuestro punto de vista se podría decir que la economía ya ha alcanzado su techo en este apartado y, a partir, de ahora lo único que quedaría es el mantenimiento o una cierta corrección. En este punto, habría que destacar unas señales de desaceleración cada vez más evidentes, lo que contrasta con una nueva política fiscal que no encaja del todo con este nuevo entorno macroeconómico algo más complejo. Este punto es importante porque España es una economía con un elevado déficit estructural, lo que significa que la evolución de las cuentas públicas es sumamente dependiente de un contexto de actividad que ofrece señales de fatiga. Además, a todo ello hay que sumarle el incremento de una incertidumbre política que, si bien no ha sido un punto diferencial en el pasado, ahora sí puede llegar a pesar negativamente. 

Teniendo esto es consideración, creemos que estamos en un buen momento para reducir algo del riesgo España en nuestras carteras a la espera de ver unos mejores niveles de entrada.

Francisco de Borja Gómez
Director de Análisis de Inverseguros S.V. Dunas Capital